La relación con tu Ángel de la guarda es más simple de lo que crees

Buscando inspiración para escribir mi próximo artículo, encontré esta frase “Un Ángel en el cielo no es nadie especial”. No sé por qué me dio un poco de risa y pensé que los Ángeles se vuelven especiales cuando tienen la oportunidad de estar en la tierra, ayudando al ser que Dios puso en su camino.

Todos sabemos que Dios creo a sus Ángeles para que nos cuidaran, el plan fue tan perfecto que ellos ya existían cuando nosotros fuimos creados. Dicen que Dios creo a los Ángeles a partir de su propio espíritu de fuego, los creó como extensiones de su presencia para que por medio de su séquito de Ángeles él pudiera morar cerca de nosotros. Me encanta esta forma de pensar, imaginar que hay tanto amor de Dios por nosotros que nos dio un pedacito de él para que nos acompañe por siempre.

Los Ángeles no me hablan con palabras, lo hacen con una cantidad de energía que se acumula en mis oídos y los hacen vibrar, se sienten como un zumbido que algunas veces se torna tan fuerte que les debo pedir que le bajen un poco el volumen. Me han dicho que todas las personas tienen el don o gracia especial para comunicarse con su Ángel, es algo que Dios nos envía y es maravilloso que hayan tantas personas queriendo despertar sus sentidos y sus canales para recibirlos.

Cada Ángel de la guarda está marcado con la palabra personal y su amor por ese ser humano que le dieron a cuidar es tan inmenso que nunca por nada renunciarían a nuestra compañía. Día y noche están a nuestro lado, en todos sus instantes están prestos a servirnos y ayudarnos, pero me entristece pensar que hay muchos que son ignorados y ni siquiera reciben un saludo de buenos días.

Muchas personas nos dicen que con el Kiram se han acercado a los Ángeles, pero este artículo es una invitación para que te acerques a tu Ángel guardián, ese Ángel personal que existe solo para ti. Camina y habla con tu Ángel, no importa que la gente te mire un poco extraño. Sofía (mi perrita) y yo cada vez que salimos a caminar compartimos con ellos el paseo, somos nosotros tres, disfrutando de ese momento.

Los Ángeles respetan nuestro libre albedrío y están esperando que los invites a entrar a tu vida, actúan a tu lado, solo cuando abres tu corazón, con un pensamiento o unas palabras que lo autorizan, de esta manera podrán hacer cosas por ti, ellos no solo son muy respetuosos, algunas veces son un poco tímidos.

Tu Ángel de la guarda ya te conoce y solo está esperando a ser invitado por ti, para hacerse notar cada día mas, no esperes cosas increíbles de él, pues te podrían asustar un poco. Abre tu mente y tu corazón, dedícales un rato, salúdalos o sonríeles, confía en que él te está observando y le encantará sentir que reconoces su presencia. No lo hagas por ti, hazlo por él, hazlo para devolverle un poquito del amor que te entrega cada día.

[vc_row][vc_column][vc_btn title=”Adquiere tu Kiram” style=”3d” color=”violet” align=”center”][/vc_column][/vc_row]



1 comentario en “La relación con tu Ángel de la guarda es más simple de lo que crees”

Deja un comentario